jueves, 13 de enero de 2011

Willy DeVille "Zingaro del Rock"

Su personal sonido combina de manera única el Rock, la salsa, el Soul, el Blues, el creole, el mariachi, el cha-cha-cha, el doowop, el pop, el cajun ... entre hermosas y románticas letras, siempre arropada por una voz profunda, rota y sensual. Paradigma del mestizaje sonoro, enfundado en su traje de ecléctico Dandy, camisas con chorreras, larga melena negra y fino bigote, el gran Zíngaro del Rock nos decía definitivamente adiós en agosto de 2009, pero su música queda entre nosotros in-eternum...Pero, vayamos por el comienzo...

Siempre se enorgullecía de sus raíces, una curiosa mezcla entre Irlandés, Hispano (Vasco mas específicamente) e indio Americano, nacido William Borsay (1953 Stamford, Connecticut) hijo de un carpintero, pasa su infancia en un edificio en la calle McDougal en Nueva York, allí se apasiona por los sonidos de moda en la gran manzana, eran los años 60 y pasa su adolescencia entre Dylan, the Drifters, Muddy Waters y Hendrix, fue un típico adolescente rebelde, metido en mil líos, enamorado del blues e intentando encontrar un sonido propio, personal, único. Como no lo consigue en 1971 se marcha a Londres en busca de los ritmos de la vieja Europa, piensa en formar una banda y comerse el mundo. Evidentemente las cosas no le salen tan bien como esperaba y un año más tarde se muda a San Francisco en busca de los restos del espíritu Hippy.



La caída de Willy comienza incluso antes que su triunfo, en 1970 había conocido a una chica mitad francesa, mitad India Pima de Arizona, tremendamente salvaje y problemática llamada Susan "Toots" a la que deja embarazada, casándose a finales de ese mismo año. Con Susan comienza una escalada de alcohol y drogas (especialmente heroína) que harán mella en el artista a lo largo de su vida. Pero, estamos en San Francisco, las cosas no le van muy bien, malvive tocando aquí y allá por dos centavos hasta que conoce a Ruben Siguenza (bajo) y Tom Allen (batería) con los que monta una primera formación, Billy de Sade & The Marquis y comienzan a rodar por los locales de la bahía combinando Soul, blues con el espíritu de los grupos de Phil Spector, pero en San Francisco el panorama musical no era muy creativo, así que deciden mudarse a Nueva York donde un nuevo sonido, rebelde y fresco está causando furor, el Punk.

Está de nuevo en la Gran Manzana y junto al guitarra Louie Erlanger completan la formación definitiva de Mink DeVille, y bajo la etiqueta del "punk" cuelan sus ritmos con bastante acierto, llegan a tocar en el emblemático templo del Punk-rock y la New wave, el "CBGB" junto a los Ramones. En 1976 el prestigioso local decide editar un disco (Live at CBGB) con algunos de los temas en directo de los grupos que habían pasado por allí, entre los temas del disco (aunque su sonido no tenía nada que ver con el resto) aparecen tres canciones del grupo, lo que atrae la atención del prestigioso productor (ex mano derecha de Spector) Jack Nitzsche, que les abre las puertas de Capitol. Un año más tarde ya tienen en el mercado su primer trabajo "Cabretta", con un estupendo "Spanish Stroll" que entra en el Top20 británico mientras pasa sin pena ni gloria en USA. Su segundo trabajo sigue sin funcionar por lo que Willy decide mandarlo todo al garete, despide a la banda, vende hasta el equipo de sonido que Capitol le había comprado y se funde lo que había ganado en heroína.



Empeñado en su búsqueda del "sonido DeVille" marcha a Paris donde contacta con el legendario compositor Doc Pomus y el arreglista de Edith Piaf, crean un sonido diferente, envueltos en el ambiente Parisienne, "Le Chat Bleu" abre un nuevo camino para DeVille. Como Mink DeVille saldrían al mercado dos trabajos más, "Coup De Grâce" Y "Where Angels Fear To Tread" donde se encuentra el primer tema que triunfó en nuestro país, se trata de un tema de evidente espíritu salsero: "Demasiado corazón". Con este disco rompe definitivamente con Mink y decide dar un vuelco a su vida, la heroína le está matando, ha perdido mucho peso, se le caen los dientes y su aspecto es lamentable, así que rompe con su nombre e "intenta" dejar las drogas. Y la suerte parece que le acompaña, en 1987 su primera incursión como Willy DeVille es todo un éxito, ya que cuela un tema en la banda sonora de una película que fue muy popular "La princesa prometida" que incluye en su disco "Miracle", protegido por la producción del gran Mark Knopfler.

Con los dividendos obtenidos con el éxito del trabajo decide abandonar el sonido "comercial" de "Miracle" y mudarse a Nueva Orleans, a vivir como los criollos e impregnarse del espíritu Zydeco. Fruto de esa renovación es el estupendo "Victory Mixture" (1990), un homenaje a los sonidos que le habían acompañado ese último año. El disco fue un gran éxito en Europa, especialmente en su adorada Francia, pero su siguiente trabajo "Backstreets of Desire" (1992) le llevará hasta lo más alto con su versión mariachi del clásico de Jimmy Hendrix "Hey Joe" acompañado por David Hidalgo (Los Lobos).

A partir de entonces lleva una carrera irregular (como la mayoría) con buenos, mejores y regulares resultados, en sus siguientes trabajos, entre ellos incluso incluye una colaboracion junto a Brenda Lee. Luego, lamentablemente, vuelven las desgracias, su segunda mujer Lisa, con la que se había casado en 1984, se suicida ahorcándose en su propia casa, el propio Willy es quien la encuentra, por lo que pierde la cabeza y en un ataque de locura se estrella con su camioneta en un cañón de nuevo Méjico. De aquel accidente saca un brazo maltrecho, la pierna destrozada, y la rodilla y cadera machacadas de tal manera que le obligan a andar con un bastón el resto de su vida. Entra en una crisis existencial en la que decide ir en busca de sus raíces indias, vestido con plumas, son el pelo rapado en una cresta "cherokee" y un monton de abalorios, recorre el oeste americano buscándose a sí mismo, fruto de aquella experiencia es uno de sus discos mas difíciles y creativos "Crow Jane Alley".


Su vida no fue sencilla, las drogas y las desgracias le marcaron especialmente, pero las llenó de experiencias y riqueza espiritual, hacia el final de su camino le diagnostican hepatitis C, que junto a un cáncer de páncreas acabarían con él la noche del 6 de agosto de 2009. Creó finalmente un sonido único, personal, teñido de influencias muy diversas, con una cuidadosa puesta en escena (le gustaba rodear de rosas el pie de micro en el escenario), no hacía Blues, no hacía Soul, no era latino pero todos lo reclaman como parte de su legado, ahora sí que podemos decir que encontró su sonido: el sonido "DeVille" y nosotros se lo agradecemos, descanse en paz Maestro.



2 comentarios:

  1. Excelente entrada. Adoro a Willy DeVille y fue un duro golpe cuando murió. Le vi en directo, en primera fila y no lo olvidaré nunca. Gracias por ser tan riguroso con tus artículos, son buenísimos.

    ResponderEliminar
  2. ...que buena entrada¡ Agradecido por tu buen trabajo y la información que nos expones. Conocía la música de Willy DeVille pero no su "vida". Saludos y buen fin de semana.
    Ramón

    ResponderEliminar

A ver colega...¿que tienes que añadir?, estamos deseando tu opinión!