jueves, 19 de diciembre de 2013

"La chica detras de la canción": (Marianne Faithfull)





Volvemos de nuevo en busca de esas mujeres reales que se esconden tras las notas de algunos de los temas más famosos del Rock, musas anónimas capaces de inspirar las sucias y retorcidas mentes del rockero de turno. Un puñado de jovencitas cuyos encantos excitaron el talento creativo (y la entrepierna) de algún joven con talento... nada nuevo en esto, es la eterna historia de la creación artística. La mayoría pasarán a la historia por tener su nombre en el título de algún tema mas o menos popular son las Donna, Peggy Sue, Sharona... pero, existe otro grupo de musas cuya influencia sobre el artista se extiende en el tiempo mas allá de una sola composición musical, es el caso de Jane Asher, cuya relación con Paul McCartney está presente en muchos de los temas mas conocidos de los Beatles. Otras, como Pattie Boyd, fueron el centro de atención de más de un músico, en este caso George Harrison y Eric Clapton, pero aún hay un paso más allá, una que fue una volátil musa generacional, groupie y princesa del pop británico, que en los 60, inspiraba entre sus sábanas a los músicos más relevantes del momento, utilizando su magnetismo sexual para labrarse una carrera en el mundo de la música, y todo ello, con grandes dosis de heroína... hoy tenemos una invitada de excepción, la musa de la modernidad, dulce y suave con un toque de voz ronca, feminidad, personalidad y sexo...Marianne Faithfull.


Es muy posible que muchos no sepan quien es Marianne Faithfull, es normal, lo importante es saber "quien era" en el Londres de la segunda mitad de años 60, y en esa época ella era "la chica", ningún evento relacionado con el mundillo del Rock estaba al nivel si ella no estaba entre los invitados. Icono del "Swinging London" y la cultura Pop, siempre será recordada como "la novia de Mick Jagger"... vamos con su historia. Faltaban solo tres días para finalizar 1946, cuando la baronesa Erisso (noble austriaca descendiente de Leopold von Sacher-Masoch, el autor del libro “La venus de las pieles”, de quien deriva el termino masoquista) daba a luz a su primera hija, el orgulloso padre, el Mayor Robert Glynn Faithfull, un ex-espía y oficial del ejército británico, reconvertido en profesor universitario de filología, fue quien decidió llamarla Marianne, en honor a su bisabuela. La joven a una niña estaba destinada a heredar un título nobiliario (los Sacher-Masoch tienen raíces aristocráticas en la dinastía de los Habsburgo), sin embargo, y a pesar de su rancio abolengo, la familia pasó por tiempos duros, tras un doloroso divorcio, el Mayor decide completar un doctorado en la Universidad de Liverpool, llevándose con él a la pequeña a una comuna en Oxfordshire fue internada en la Escuela Convento de San José, donde podía alimentarse gracias a la caridad de otros, fueron años difíciles, marcados por su frágil salud, contrajo la tuberculosis (en alguna ocasión se refiere al convento como "la cárcel de Reading"), pero también se despertó en ella el amor por los escenarios, formando parte del grupo escolar de teatro. A principios de los 60, superadas las penurias de la infancia, la joven rubita se dedica al café teatro en Londres, interpreta, canta, y es invitada a muchas fiestas con todo tipo de gente del espectáculo...



Tenía solo 17 años cuando Marianne Faithfull (una preciosa adolescente etérea, misteriosa y culta) conoció a Andrew Loog Oldham en una fiesta en Londres, el manager de los Rolling Stones quedó prendado por la belleza y el magnetismo de la chica, sin dudarlo demasiado, le ofreció apadrinarla y grabar un disco, pocos meses después, la Faithfull había abandonado el instituto y comenzaba una carrera en el mundo de la música. En Agosto de 1964 “As tears go by”, canción escrita por Mick Jagger y Keith Richards se convertiría en su carta de presentación, un éxito inmediato que la colocó en lo alto de las listas británicas, y en el centro de atención del Swinging London. Su carrera como cantante es seguida con interés por el público mas moderno, principalmente nutrida de versiones y baladas de cierto aire folk como “Blowin’ in the wind” de Dylan, “Come and stay with me”,"This Little Bird", "Summer Nights"... En mayo de 1965, y ante la sorpresa de todos, Marianne se casa con el artista John Dunbar (el padrino de boda fue Peter Asher), y en noviembre da a luz a su hijo Nicholas, a continuación, "dejó a su marido para vivir con Mick Jagger"... La cosa fue mas o menos así, en 1966 comienza un tórrido romance con el líder de los Stones, la Faithfull deja a su marido, y se marcha junto a su retoño a 1966 se llevó a su hijo a la casa de Brian Jones y Anita Pallenberg en Londres (esta última solía compaginar su estancia allí con la casa de Keith Richards), en su estancia allí comienza a fumar marihuana, se hace muy amiga de la pareja, tanto que mantiene relaciones sexuales con ambos, aunque tiene cierta predilección por Anita (quien también estuvo con Mick), incluso reconoce haber tenido una "noche loca" con Keith Richards (en su autobiografía lo describe como mejor amante que Jagger). La pareja Jagger/Faithfull se convierten el el icono del pop británico,  tras su primera noche juntos, Jagger compone "Let´s Spend the Night Together", ambos destilan pasión de alto octanaje, pero su relación es tormentosa, dominada por las discursiones y los excesos, en una ocasión la policía (empeñada en acabar con la mala influencia que algunos músicos ejercían sobre la juventud) irrumpe en la mansión de Keith Richards, incautando una importante cantidad de sustancias estupefacientes en lo que ellos describieron como "una orgía salvaje", una vergonzante secuencia que acaba con la Faithfull subiendo a un furgón policial cubierta sólo por una alfombra de piel de oso (sobre este asunto existe una jugosa leyenda urbana que me guardo para un próximo post).



 A finales de los 60  Marianne es adicta a la cocaína, hace sus pinitos en el cine, se engancha a la heroína, y está embarazada de Jagger. Sus excesos pasan factura y pierde el bebé que esperaban, sumida en una profunda depresión se retira a una casa de campo que el músico tiene en Irlanda, poco después, es detenida muy borracha, montando un espectáculo de celos y suicido en medio de un restaurante indio, al enterarse el casamiento de Mick Jagger con la heredera nicaragüense Bianca Pérez. a pesar de que sólo salieron durante cuatro años, la relación entre Jagger y Marianne era (y es) un referente para los fans del Rock and Roll, algo que definiría a la artista mas allá de sus logros profesionales. Su huella está patente en muchos de los temas de los Stones, se dice un libro sobre el demonio que prestó a Keith Richards inspiró "Sympathy for the Devil", el parecer fue ella quien escribió la letra completa de "Sister Morphine", es muy posible que tanto  "You Can't Always Get What You Want" como "I Got the Blues" hablen de ella, algún aventurado afirma que fue ella quien dijo una famosa frase sobre unos "caballos salvajes" y que Jagger reescribió la letra de Richards para reflejar el final de su relación con Marianne Faithfull, nada de esto último es cierto, el tema es de Keith y punto.



Con Jagger la vida de Marianne fue salvaje, pero no creáis que la chica era una mojigata dejándose llevar por un rockero desmadrado. Entre finales de los 60 y principios de los 70, Marianne pasaba mas tiempo en los titulares por sus líos con la justicia y sus relaciones amorosas que por su carrera artística, se dice que ella es el "pajarito" del tema "And Your Bird Can Sing", de los Beatles, escrito por Lennon, supuestamente tras una disputa con Jagger,. También the Hollies compusieron "Carrie Anne" pensando en Marianne Faithfull, inicialmente iba a llamarse "Marianne", pero fue cambiado para no dejar tan clara la rendida admiración por la pareja de un colega (aunque se dice que Graham Nash tuvo con la chica algo mas que buena onda), las infidelidades entre la pareja eran algo constante, asi que, mientras Jagger se iba y se venía con unas y otras/os, Marianne hacía lo propio con Jimi Hendrix, David Bowie, Jeremy Clyde (del dúo Chad & Jeremy), también se dice que sedujo a Angie Bowie, quien a su vez (según una biografía de Jagger escrita por Christopher Andersen) pilló a Mick y David retozando en el lecho conyugal. Pero las islas británicas se le quedaban pequeñas, así que durante una gira promocional por EEUU junto a Roy Orbison, comienza un romance con la estrella del momento Gene Pitney. En 1970 le ofrecen co-protagonizar la película “Ned Kelly” junto a Mick Jagger, pero una sobredosis (al parecer premeditada) le impide participar en el filme, es el principio de su declive, pierde la custodia de su hijo, enganchada a la heroína y sufriendo una severa laringitis y anorexia nerviosa, su voz se endurece se hace mas ronca (algo que gusta a algunos cítricos que describen su nuevo registro como "empapado de Whisky"), pero poco a poco el público la va olvidando.



En 1979, sumida plenamente en las drogas renace con un nuevo trabajo discográfico: "Broken English", un disco alimentado por el incipiente Punk, el New Age y la música electrónica, donde deja atrás su imagen de princesa del rock sesentero, pero lleva una vida desordenada y caótica, vive como ocupa junto a Ben Brierly, bajista de The Vibrators, en cualquier caso el álbum es excepcional, nacido del sufrimiento y los celos (Ben era un mujeriego, así que cuando Marianne leyó unos versos de Heatcote Williams en que una mujer aullaba de celos furiosa con todo tipo de obscenidades (“Cada vez que veo tu polla imagino su coño en mi cama”), hizo todo lo posible para cantarla), el tema estrella fue "Ballad Of Lucy Jordan" donde fantasea con otro tipo de vida, sin olvidar su polémica versión del "Working Class Hero" de John Lennon, interpretada cual yonki de clase alta. Un prodigo sonoro, escandaloso, entre Jimi Hendrix, Patti Smith, funk, Reggae... que pone a la Faithfull de nuevo en primera línea (mientras los Stones se devanan los sesos intentando encontrar de nuevo su sitio en el mercado discográfico). A mediados de los 80, afincada en New York, y tras varios sustos (parada cardiorespiratoria incluida), decide ingresar en un centro de desintoxicación, tras años de excesos logra reconducir su vida, vuelve al cine, vuelve a grabar (colaboran con ella gente como  Nick Cave, P.J. Harvey y Damon Albarn (de Blur), hay mucho mas, os lo aseguro ( su paso por el Blues, el Jazz, sus películas...), os recomiendo su Autobiografía, llena de curiosas y suculentas revelaciones, el caso es que a pesar de todo hoy en día sigue en activo, como una verdadera superviviente de sus años de joven y hermosa musa con el mundo rendido a sus pies... y es que, como sabéis, las musas son caprichosas, pero también inmortales...hasta pronto amigos!...

6 comentarios:

  1. y ami que "as tears goes by" por la Faithfull siempre me recuerda a "winterlong" de Neil Young, o es al reves?
    Disfrutado de cabo a rabo...

    ResponderEliminar
  2. La conocí en la peli Irina Palm, genial. Nunca olvidaré su "codo de penista". Una mujer fascinante.

    ResponderEliminar
  3. Marianne es toda una señora y una figura del pop. Más allá de la leyenda y de su vida tremenda (fue hasta homeless), me parece que está teniendo una madurez artística impresionante. 'Easy Come Easy Go' (su penúltimo disco hasta la fecha, si no me equivoco) es un discazo.

    Sobre lo que dices de su influencia como compositora, y no sólo como inspiración, en muchas canciones de los Stones... parece que es cierto, o al menos ella siempre lo recalca, aunque Mick Jagger jamás le haya concedido el crédito. En varias entrevistas, como en ésta de The Telegraph, cuenta que después de seis días en coma (tras inflarse a barbitúricos) despertó, vio a Jagger a su lado y sus primeras palabras para él fueron: “Wild horses couldn't drag me away”. http://www.telegraph.co.uk/culture/music/rockandpopfeatures/8359212/Marianne-Faithfull-interview.html

    Yo la creo :-)

    ResponderEliminar
  4. Siempre es un placer pasar por aquí y degustar tus excelentes entradas. Gracias Sebas por ofrecernos estos exquisitos "menús musicales".
    Un abrazo.
    Feliz Navidad!
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Magnífica reseña, que demuestra la talla de la gran Marianne. Uno de sus motes en aquella época era "La reina de las groupies", pero no le hace justicia: Marianne era mucho más que eso, y no solamente por tener una carrera musical que la igualaba a los demás miembros del negocio, sino porque además su personalidad era muy marcada, arrasadora. Era una figura en sí misma. Se nota que la alta cuna imprime carácter, para bien o para mal. Y esa dureza, esa resistencia, que la iguala a otros personajes como Keith Richards: ¿cómo han conseguido seguir vivos? Es asombroso.

    Y en cuanto a su carrera, los discos que comenzó a grabar en los 80 son admirables, desde "Broken english" en adelante. Esa voz le sienta como un guante, mucho mejor que la de sus años jóvenes. En los 60 tenía algunas canciones muy buenas, pero sonaba flojita. En cambio después se convirtió en una leona.

    ResponderEliminar
  6. No le arriendo la ganancia a Marianne Faithfull, ser musa de una época es ser Muda de nada cuando para ello tienes que vender tu alma al diablo de la fama y el mito ganado a cambio naufragios. Es ahora, cuando su cuerpo está acondicionado para las cicatrices y las arrugas, en el momento en que podemos conocerla tal cual es sin el perifollo banal de la fama. Es bueno saber que tras el malditismo había un ser vivo palpitante y concreto y no un maniquí para consumo de narcisistas.
    Felices días, Sebas.

    ResponderEliminar

A ver colega...¿que tienes que añadir?, estamos deseando tu opinión!